Escudo SLB
COMUNIDAD FRANCISCANA PROVINCIA DE LA SANTA FE

Colegio Franciscano San Luis Beltrán

Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en...

Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas...

Exto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de Nosotros en plantillas Sobre el texto de...

Nuestras lecciones

Sobre Nosotros

Nuestra misión

Historia

Dos etapas marcan la vida del Colegio Franciscano de San Luis Beltrán:

Primera Etapa: El 6 de Marzo de 1946, con cuatro (4) cursos de primaria, nace la Institución con el nombre “San Luis Beltrán", nombre sugerido por Monseñor Pacheco, y como respuesta de los R.P. Agustinos Recoletos a los deseos del excelentísimo señor Obispo de la Diócesis de Santa Marta, Monseñor Bernardo Botero Álvarez quién recogía el clamor unánime de la ciudadanía samaria, encabezada por la Cofradía del Carmen y su dinámica presidenta, Doña Ana Rebeca de Bonivento. Fue su primer Rector el R.P. Julián Ongay.

Segunda Etapa: A fines de 1946 son encargados del Colegio los Frailes  Menores, por retiro de la ciudad de los R.P. Agustinos. Siendo Superior Provincial de los Franciscanos el R.P. Francisco María Roldán en 1947 se reanudaron las clases bajo la dirección de los Franciscanos. Además de la primaria se abrieron los primeros cursos de bachillerato, siendo su primer Rector el R.P. Fray Ernesto Rojas. En 1957 la primera promoción de Bachilleres, siete en total. En Febrero 1958 se traslada el Bachillerato a la nueva sede.

En el año 2.003, el Colegio San Luis Beltrán implementa la modalidad de educación mixta, inicialmente en los grados de Preescolar, 1° y 2° de Educación Básica Primaria, ampliándose hasta grado 5° para el año 2005. El 30 de Julio de 2008, el Colegio San Luis Beltrán, recibe de ICONTEC la certificación ISO 9001:2000. El 28 de noviembre de 2008, se proclama la primera promoción mixta de bachilleres, con la inclusión de las primeras damas graduadas por la institución.

Para el colegio es motivo de orgullo contar con un privilegiado grupo de ex-alumnos, quienes han ocupado cargos como: Gobernadores, Alcaldes, funcionarios a nivel nacional, Connotados militares, religiosos, académicos, juristas y reconocidos miembros del comercio y la sociedad samaria, magdalenense y colombiana.

Hasta el año 2019 el colegio ha proclamado 63 promociones de Bachilleres.

  • Establecer un programa de formación cristiana centrado en los valores franciscanos.
  • Vincular a todos los estamentos de la comunidad educativa al proceso de la formación cristiana.
  • Diseñar programas apropiados en la tarea académica, que permitan desarrollar actividades en las cuales puedan participar todos los integrantes de la comunidad educativa.
  • Estructurar los planes de áreas y asignaturas, de manera que propendan una continua y permanente actualización y dinamización en los aspectos científicos, pedagógicos y metodológicos.

OBJETIVOS COMUNES DE LOS NIVELES ESCOLARES

  • Es objetivo primordial de todos y cada uno de los niveles educativos, el desarrollo integral de los educandos mediante acciones estructuradas encaminadas a:
  • Formar la personalidad y la capacidad de asumir con responsabilidad y autonomía sus derechos y deberes.
  • Proporcionar una sólida formación ética y moral y fomentar la práctica del respeto   a los derechos humanos.
  • Fomentar en la institución educativa, prácticas democráticas para el aprendizaje de los principios y valores de la participación y organización ciudadana y estimular la autonomía y la responsabilidad.
  • Desarrollar una sana sexualidad que promueva el conocimiento de si mismo y la autoestima, la construcción de la identidad sexual dentro del respecto por la equidad de los sexos, la efectividad, el respeto mutuo y prepararse para una vida familiar armónica y responsable.
  • Crear y fomentar una conciencia de solidaridad internacional.
  • Desarrollar acciones de orientación escolar, profesional y ocupacional.
  • Formar una conciencia educativa para el esfuerzo y el trabajo, y
  • Fomentar el interés y el respeto por la identidad cultural de los grupos étnicos. (Ley 115/94 Art. 13).

FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN FRANCISCANA
Es el conjunto de valores franciscanos que orientan nuestro quehacer educativo, facilitando la preparación del individuo y capacitándolo para vivir obrando cristianamente, a la manera franciscana, dentro del contexto socio histórico del mundo que le corresponda vivir.  En consecuencia, es preciso concretar esta filosofía, estableciendo una unidad de valores franciscanos que enmarquen un proceso de formación para que el estudiante los adquiera, cultive, fomente, y manifieste en su ser y en su obrar.

OBJETIVOS GENERALES DE LA EDUCACIÓN FRANCISCANA

  • Comprometer a la Comunidad Educativa  en la obra de la educación franciscana para que, a partir del amor a Dios, al hermano y a la naturaleza; con alegría, fraternidad, minoridad, simplicidad y espíritu de servicio a la Iglesia, realicen toda su acción pastoral.
  • Lograr la aplicación del concepto  de educación cristiana, para que el educando franciscano tome conciencia de la dignidad de la persona humana considerada en todos sus valores.
  • Promover las vocaciones franciscanas por medio del testimonio personal y comunitario de auténtica vida cristiana y franciscana.
  • Infundir la transparencia de su misión, buscando que todo el proceso encuentre en la comunidad educativa su principal fuente cultural, social y espiritual.
  • Lograr que la formación integral y vocacional que se imparta, este ceñida, no sólo a los lineamientos del Ministerio de la Educación con suficiente rigor científico, de tal manera que garantice el pleno desarrollo del individuo, sino también al espíritu evangelizador del cristiano y franciscano.